viernes, 23 de enero de 2015

ESTOY DE VUELTA


Estoy de vuelta. Sin ruido y con calma vengo a entregarte lo único que poseo: un susurro imperceptible, una página arrugada con estas letras que intentaron ser un verso, las líneas de mis manos que me unen a tu destino y el sentimiento engrandecido que habita en mi pecho. Te daré un beso en la nariz y una mirada azucarada que te haga sonreír… entonces me haré dueña de tu sonrisa, te quitaré la camisa y con ella haré la bandera de libertad que me despierta, que me derrite las rodillas en cada paso que me acerca a ti, mientras espero a que Morfeo te devuelva a mis brazos, en esta mañana azul poblada de libélulas.

¡Ah! pero apenas respiras y no sabes que estoy aquí, porque duermes profunda y plácidamente ajeno a mi presencia. Ajeno al sacrificio que me costó llegar a esta frontera que divide mi universo en fantasía y verdad, donde se me dobla el horizonte y el sol se hunde efervescente en la mar. ¡Si vieras como se vació el océano en mi copa y el sol tomó la forma de un gajo de naranja! pero no lo ves… y no ves que estoy tan cerca, embriagada, sorbiendo tragos de mar y retorciendo el horizonte hasta que quieras despertar y tan solo te des cuenta que estoy de vuelta… que acabo de llegar.

Ingrid Gomez Natera 2005

Imagen tomada de Internet

2 comentarios:

  1. Lindo, muy lindo, extremadamente lindo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola amiga! vine a ver si habías puesto cortinas nuevas en tu ventana y me alegró saber que sigues en nuestro mundo bloguero.
    Este escrito es tan intimista que me deja un sabor agridulce. Me hace pensar que en el amor sería bonito ser simplemente cómplices, sin juzgar, sin tener que justificarnos continuamente...
    Me hiciste recordar a Alfonsina Storni : Se quiebran los vasos y el vidrio que queda es polvo.
    Un abrazo muy grande amiga

    ResponderEliminar