miércoles, 22 de diciembre de 2010

LA NAVIDAD EN MI TIERRA

En todas partes del mundo la Navidad es una época muy especial, por sus tradiciones, por sus olores, por su alegría... por ser diferente, por acerarse el final de un año y la entrada de otro. En fin, por infinidades de razones...

En mi tierra... mi tierra caliente de melao, de mestizaje,  de música candente, de sonrisa abierta y abrazos acogedores, se conservan algunas tradiciones, aunque muchas ya se perdieron en el camino. Las que no, se recuerdan...

La Noche Buena... Se acerca la Noche Buena con sus teleras, ensalada "rusa" y empanadillas de yuca que prepara la abuela. Los pasteles en hoja que fabrica la vecina, el puerquito asao  o por qué no? un gran pavo al horno.  En un rincón de la mesa las avellanas, almendras y coquitos... ¡Los coquitos!, pienso en los coquitos y me vislumbro a mí misma, de niña, corriendo detrás de esas nueces tan difíciles de machacar. Los dulces de colores, las uvas, las pasas y las manzanas... y Uh!!! El ponchecito sabroso o el anís del mono y el vino Moscatel Caballo Blanco que no podían faltar en la mesa. Una ensalada de repollo mojando el pan de telera,  un arroz verde o rojo o amarillo que teñía la tía. ¡Ahh! ¡Y las canciones!!! Jamás se pasa una Navidad sin escuchar y bailar nuestro himno navideño "Volvió Juanita" de Mily o "El burro lloraba y Pavo reía" del Conjunto Quisqueya, entre otras canciones alusivas que no pueden faltar.

Con este pedacito de nosotros, con los arbolitos y ángeles de charamicos de la Churchill, con los adornos de la calle El Conde, con los arbolitos de funditas de colores de los barrios, con los niños felices con poco, con todo lo que tenemos y lo que no tenemos, les extiendo mis mejores deseos en estas fiestas y que para este nuevo año la esperanza, el amor y la paz permanezca en el corazón de cada hogar. Son mis mejores deseos.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

A UN LADO DEL TIEMPO

Tú, al otro lado del tiempo, vestido con cenizas de olvido. De este lado yo, llena de frío, donde se acaban las ilusiones y se pliega la esperanza sin motivos.

De aquel lado tú, encallado en puerto de falacia interminable. De este lado yo, esperando a que la vida me rescate y me traiga en un momento a tus brazos, para lavar las cicatrices de guerra que te cubren, limpiar el sudor de tu cansancio, borrar con mis besos las huellas del sol que quemó tu rostro, retorcer tus suspiros desilusionados, para darle ritmo de música salvaje.

Me atrevo a reclamar el aliento de vida, para curar las fisuras que te deforman y cambiar las tonalidades del invierno que manchó tu camisa por un verano de pasión.

Intentaré reconstruir a mi antojo los años que perdimos en el desierto, uno del otro tan distante, ausentes del mundo en que vivimos.

Pero... ¡Ah! Esta vida que no vivimos, este tiempo roto y malgastado en aventuras pasajeras. En trivialidades... en momentos de placer y juventud que se diluyen con los años...

Giro y me detengo de este lado de la vida al tic-tac de mi reloj... y compruebo, con dolor, que las velas del viejo velero de mis sueños, están tan cansadas como yo. Están gastadas. Perdidas en un segmento remoto, donde el horizonte se nos pierde en los cimientos de la noche, cubriendo de silencio estival nuestros caminos desiguales, nuestros días quejumbrosos de prohibidos atardeceres.

Encuentro tus ojos a través de otras dimensiones y busco final a la distancia involuntaria. A esta distancia brutal a través de la cual te amé. Esa distancia impalpable en la que me amaste sin medir periodos ni espacios, esa distancia que no debilitó nuestros sentimientos inquebrantables y que nos mantendrá separados... tú, en el ártico frío de tu estatura, y yo... en el antártico imaginario de mi senectud, hasta el día en que se rompa la barrera de los años que nos distancia, devolviéndonos a nuestra edad.

Por Ingrid Gómez Natera
Agosto 2003

                                                                                                                                                         Imagen de Internet



domingo, 14 de noviembre de 2010

EL ESPECTRO DE TU LLEGADA

      Apago el motor. Su mutismo se hace eco del silencio que mece  la nada. Apago los faroles.  Las luces se degradan hasta perderse en las sombras donde habito yo con mi musa dormida.

    Enciendo un cigarrillo,  el octavo de la noche. Con su rojizo punto de luz, ojo de luciérnaga de otros infiernos, de vez en cuando ilumino la distancia.  El humo vago me inunda. Me preña su fragancia seca. Hincha mis pulmones, mi esófago, mi garganta muda y espero en vano tu llegada sin aviso.

Galopan las olas quebrando el silencio y creo escuchar tus pasos, rompiendo las hojas secas del camino. Pero no son tus pasos, es mi imaginación, la fuerza de mis ganas de sentirte llegar, mi deseo febril de dibujar tu silueta bajo la luna. Mi loca pretensión de soñadora de sentir tus abrazos, mientras estampamos la arena. Mientras escuchamos las olas rugir y vemos  la luna risueña galopar junto a nosotros en el inquieto espejo del mar.  Dejo de escuchar tus pasos, creo palpar tu respiración cálida cerca de mí y tu perfume me inunda embriagándome de deseo. Apago el cigarrillo, sé que te molesta cuando fumo.

Con mis ojos cerrados me dejo llevar por el susurro que creo proviene de tu voz, que se acerca y se va, girando en torno a mí, según las ondas sonoras que circulan en el aire.  Una inoportuna interferencia me borra tus vocablos.  Es el locutor de media noche, olvidé apagar el radio.  Miro el camino tenue: un perro callejero escarba el suelo y nada que hable de tu llegada. Me aferro al guía, giro la llave. Estoy borracha de sueño. El ronco motor se acelera y dando curvazos, sigo mi camino, ese camino que me llevará a ti, por que eres tú quien me espera.   


Ingrid Gomez Natera
23 Mayo 2004

Imagen tomada de internet

lunes, 8 de noviembre de 2010

La tierra no pertence al hombre

La tierra no pertenece al hombre, es el hombre que pertenece a la tierra, igual que la sangre une una misma familia hay un lazo entre todas las cosas, esto, nosotros lo sabemos.

Jefe SEATTLE

miércoles, 3 de noviembre de 2010

"Muere lentamente": Un falso Neruda que no para de crecer en Internet

Hace poco encontré en el blog de José Pivín, El gallo en alpargatas, este curioso spot que me permito reproducir aquí. Donde nos muestra las ventajas y desventajas para un autor, cuando se confunden sus escritos con los de otro y el papel "perverso"que juega la red...

domingo 24 de octubre de 2010


"Muere lentamente": Un falso Neruda que no para de crecer en Internet












El poema "Muere lentamente", atribuido por error a Pablo Neruda, circula desde hace años por Internet sin que nadie sea capaz de detener esa bola de nieve, hasta el punto de que, en España, son muchos los que han recibido esos versos como felicitación "on line" del nuevo año.


.EFE MADRID Actualizado Domingo, 11-01-09
http://www.abc.es/20090111/cultura-literatura/muere-lentamente-falso-neruda-200901111836.html

"Muere lentamente quien no viaja,/ quien no lee,/ quien no oye música,/ quien no encuentra gracia en sí mismo./ Muere lentamente/ quien destruye su amor propio,/ quien no se deja ayudar..." Así comienza el poema con el que algunos han querido estos días quedar bien e infundir ánimo de cara a 2009.


El problema es que no es del gran poeta chileno, como ya ha asegurado la Fundación Pablo Neruda, donde han recibido numerosas consultas sobre esta cuestión.

"Este poema y otros más se encuentran circulando en internet desde hace tiempo y no sabemos quién se los ha atribuido a Neruda, pero los nerudianos que hemos consultado no los conocen", afirma Adriana Valenzuela, bibliotecaria de la Fundación.

Porque no es sólo "Muere lentamente" el único "falso Neruda" que se encuentran los internautas. También, indica Valenzuela, le suelen atribuir al autor del "Canto general" los poemas "Queda prohibido", que al parecer es de Alfredo Cuervo, escritor y periodista español, y "Nunca te quejes", cuyo autor ignora la Fundación.

Los sonados apócrifos de Borges y García Márquez
No es la primera vez, ni será la última que, como dice Fernando Sáez, director ejecutivo de la Fundación, cualquiera "le 'cuelga' a un poeta famoso cuestiones que no ha escrito nunca y de autoría desconocida. Ya sucedió con un conocido texto atribuido a Borges sobre las maravillas de la vida, que ni con su mayor ironía habría soportado y menos escrito".
Y si sonado fue el caso del supuesto poema de Borges, "Instantes", que María Kodama, la viuda del gran escritor argentino, lleva años y años desmintiendo que sea de su marido y aclarando que en realidad es de la escritora estadounidense Nadine Stair, más famoso fue aún el apócrifo atribuido a Gabriel García Márquez, "La marioneta", con el que teóricamente el premio Nobel de Literatura colombiano se despedía de sus amigos, tras saber que estaba enfermo de cáncer.

"Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, aprovecharía ese tiempo lo más que pudiera...", comienza el texto cuya "cursilería" casi mata de verdad a García Márquez, como él mismo se encargó de decir cuando desmintió en el año 2000 que ese poema fuera suyo: "Lo que me puede matar es la vergüenza de que alguien crea que de verdad fui yo quien escribió una cosa tan cursi", afirmó "Gabo" en aquella ocasión.
Y es que, como asegura Fernando Sáez, "el fenómeno Internet, tan positivo y estimulante en tantos aspectos y tan dudoso en el origen de mucha de su información -fechas, sucesos, biografías y obras- está viviendo el feliz desparpajo del descontrol que da igual empuje al conocimiento que a la chapucería".

El ministro italiano que cayó en la trampa

Pero volvamos a Neruda. Recitar unos versos del autor de "Veinte poemas de amor y una canción desesperada" le permite a cualquiera quedar bien, y así debió pensarlo el político italiano Clemente Mastella, líder de la Unión de Demócratas para Europa, cuando hace un año leyó en el Senado el poema "Muere lentamente" al votar en contra de la moción de confianza solicitada por el entonces primer ministro Romano Prodi.

Mastella demostró qué fácil es caer en este tipo de trampas y hacerse eco de algo que ronda por Internet, sin detenerse a comprobar autorías. Porque, como la prensa italiana se encargó de aclarar -y también indica la Fundación Neruda- el poema es de la escritora brasileña Martha Medeiros, autora de numerosos libros y cronista del jornal Zero Hora, de Porto Alegre.

Cansada ya de que la gente siga creyendo que "Muere lentamente" es del poeta chileno, ella misma se puso en contacto con la Fundación para esclarecer la autoría del texto, dado que esos versos coinciden en gran medida con su texto "A Morte Devagar", publicado el 1 de noviembre de 2000, víspera del Día de Difuntos, en el periódico con el que colabora y también en su libro "Non-Stop, Crônicas do Cotidiano".

Medeiros reconoce que no sabe cómo empezó a circular en Internet ese poema "como si fuera de Neruda", aunque en absoluto es una sorpresa para ella, ya que hay "muchos textos" suyos que figuran en la red "como si fueran de otros autores"."Desafortunadamente, no hay nada que hacer", añade.

La poeta y novelista brasileña, de 47 años, admira profundamente a Neruda y se declara "fan" de sus poemas, pero prefiere que "a cada uno se le reconozca su trabajo". No obstante, no pierde el sueño con estas cosas y asegura que tiene "humor suficiente para reirse de todo eso".

Una bola de nieve imparable

La Fundación coincide con Medeiros en que poco se puede hacer para detener esta bola de nieve en la red (si uno busca en Google "Muere lentamente" y lo asocia con Neruda, aparecen 21.900 enlaces) porque, como dice Fernando Sáez, son muchos los que creen que "todo lo que encuentran en Internet es una verdad inapelable".

"Nosotros nos atenemos a desmentir cuando lo descubrimos o cuando alguien realiza la pesquisa y la denuncia", subraya el director ejecutivo de la Fundación.
Internet es un mundo interactivo, y que nadie espere por tanto encontrar una misma versión de "Muere lentamente". Hay muchas y la del christma electrónico que hizo furor estas Navidades comienza y termina de forma distinta a algunas de ellas.

Pero, con sus más y sus menos, todas se parecen sospechosamente al texto de Martha Medeiros: "Morre lentamente quem nao troca de idéas, nao troca de discurso, evita as próprias contradiçoes. Morre lentamente quem vira escravo do hábito, repetindo todos os dias o mesmo trajeto..."



lunes, 25 de octubre de 2010

CUESTION DE IMSPIRACION

Me piden que escriba. Hago un intento, pero mi inspiración se ha ido. Está lejos de mis dominios. Lejos. En un rincón oscuro e inalcanzable, donde se tejen los sueños que no despiertan hasta pasar el invierno. Me vuelco en la angustia de este tiempo sin retorno, buscando palabras con las que pueda trenzar la madeja de frases que reflejen mis pensamientos más remotos. Pero el estío me deshoja. Me derrite junto con estas páginas que intento salvar del fuego, de un olvido involuntario.

Observo a mí alrededor. Busco ayuda en mis semejantes y huyo con gente que pasan deprisa, cargando maletas repletas de quimeras sin materializar. O con otros que caminan desgarbados por el peso de un pasado insoluble, que va deformando sus huesos.

Miro al cielo y me pierdo en la espesura de infinitas interrogantes, que vuelan con el viento hasta disolverse en la nada o  me hundo en el océano, intentando cristalizar el sonido de un momento, en el vaivén azul e incansable de su vastedad. Pero me detengo en esta línea, al silencio de mi voz. En el mutismo de este instante en que pretendo recolectar, a través de un soplo, viejas palabras  que motiven mi inspiración, para anudarle las alas junto a los arpegios asonantes de una canción olvidada que te pueda regalar.

©Ingrid Gómez Natera
26/7/3

Esta imagen es bajada de Internet



lunes, 4 de octubre de 2010

ESTOY DE VUELTA

Estoy de vuelta. Sin ruido y con calma vengo a entregarte lo único que poseo: un susurro imperceptible, una página arrugada con estas letras que intentaron ser un verso, las líneas de mis manos que me unen a tu destino y el sentimiento engrandecido que habita en mi pecho. Te daré un beso en la nariz y una mirada azucarada que te haga sonreír… entonces me haré dueña de tu sonrisa, te quitaré la camisa y con ella haré la bandera de libertad que me despierta, que me derrite las rodillas en cada paso que me acerca a ti, mientras espero a que Morfeo te devuelva a mis brazos, en esta mañana azul poblada de libélulas.

¡Ah! pero apenas respiras y no sabes que estoy aquí, porque duermes profunda y plácidamente ajeno a mi presencia. Ajeno al sacrificio que me costó llegar a esta frontera que divide mi universo en fantasía y verdad, donde se me dobla el horizonte y el sol se hunde efervescente en la mar. ¡Si vieras como se vació el océano en mi copa y el sol tomó la forma de un gajo de naranja! pero no lo ves… y no ves que estoy tan cerca, embriagada, sorbiendo tragos de mar y retorciendo el horizonte hasta que quieras despertar y tan solo te des cuenta que estoy de vuelta… que acabo de llegar.


Imagen tomada de Internet
        Ingrid Gomez Natera 2005

lunes, 26 de julio de 2010

EL REGRESO DEL CAMINANTE


La vieja se llevó el tabaco a la boca sin equivocarse. ¡Manías de viejos¡ Ella no se encontraba la boca para comer, puesto que estaba ciega, obligaba a Josefa cada día a darle la comida. Chupó tres veces el tabaco, masticó el humo, lo tragó, luego lo echó al aire como si hiciera un extraño ritual. 
Josefa pensaba retirarse a lavar a las sábanas que diariamente lavaba.
— ¡No salgas! — ordenó la vieja haciendo dibujos en el aire con el humo. — El volverá.
— ¿Quién volverá?
— ¡Oh!, El caminante.
Una luz iluminó el rostro de Josefa. La luz de la esperanza.
__ ¿Y a qué regresará?...— preguntó la mujer con una esperanza frágil, con una duda fuerte. Si regresaba sería por una noche como la pasada, para tomar sin oposición aquella flor marchita, estrujarla y dejarla una vez más en el lodo. A eso regresaría. No había otra razón. Se le apagó la luz del rostro al sentirse un objeto, pero mantuvo su débil esperanza — No creo que vuelva.
— ¿Acaso me he equivocado alguna vez?— le recordó la vieja volviendo hacia Josefa su monstruoso rostro — El caminante volverá... — soltó un largo suspiro materializado por el humo con una complacida amargura que la hacía impredecible — pero ya yo no estaré aquí cuando eso suceda.
Las esperanzas de Josefa de volver a ver al caminante se desvanecieron. Si ya la vieja no estaría cuando él regresara significaba que ese vaticinio  jamás se cumpliría. Josefa se imaginó cien años más adelante limpiando las mismas sábanas, las mismas pústulas asquerosas, aguantando los mismos golpes, cumpliendo su condena sin que regresara el caminante. Llevaba muchos años esperando a que la vieja se fuera de este mundo, pero a ese cuerpo muerto no lo abandonaba el espíritu. Todos decían que era inmortal y en verdad… la vieja era eterna.

©Ingrid Gómez Natera
Abril 14 del 2007

miércoles, 21 de julio de 2010

Los que falsificaron la firma de Dios



Después de pasar este libro muchos días de un lado a otro de mi desordenada e improvisada biblioteca, decidí un día empezar su lectura, que luego de terminar me dejó con ciertas espinitas de diversas índoles. 

La política no es un tema que me apasione, al contrario, suelo ponerle una cruz bien negra cuando se trata de ello. Confieso que este libro pasó un par de años sin que yo quisiera hacerle el favor. Independientemente de la controversia que desató a raíz de su publicación, acontecimiento del que apenas me enteré, allá por el año de 1992, de tan comentado escándalo. Pues mas bien, siendo yo demasiado joven, enfrascada en mi aprendizaje de diseño de modas, aprendiendo que una pulgada se divide en octavo y en dieciséis, a dibujar los croquis y etc., etc., no cabía en mi cabeza tiempo para pensar en asuntos que derivaran de la política. 

He leído el libro y debo decir que la primera parte me gustó, la manera de introducir al lector en la historia, la profundidad que le da a los personajes, el tratamiento al ambiente y el escenario me parecen buenos. Sin embargo en la segunda parte, se me perdieron los personajes que consideré en un principio principales, en un ir y venir de personajes y acontecimientos marcados por las incógnitas. Además de una historia-cuento –leyenda que se narra allí, que no lo pude encajar de ninguna manera en la trama.

La historia: empieza cuando, Antonio Bell, un joven seminarista de apenas catorce años, es apresado y torturado por los hombres de Tirano (Trujillo) porque, supuestamente, ha hecho actos en contra del régimen. El Dr. Mario Ramos (Balaguer) recomienda hacer pasar al muchacho por loco y el joven es llevado nuevamente al seminario donde los curas, todos falsos, mentirosos, hipócritas, cobardes hacen de todo para que efectivamente el muchacho pase por loco.  Arturo y Frank, seminaristas también y amigos de Antonio, le ayudan a escapar del seminario usando las mas diversas estrategias, para salvarle de una muerte segura. Aquí termina la primera parte.

 Luego, unos cuantos años después, cuando Tirano ha muerto y el gobierno es precedido por el Dr. Mario Ramos, cada uno de los jóvenes ha escogido su camino. Arturo y Frank irónicamente son colaboradores del gobierno de Ramos, un hombre que no les simpatizaba en la época del seminario, pues lo consideraban responsable directo de la suerte de su amigo Antonio. Sin embargo, Antonio se queda en el anonimato moviéndose a la izquierda del gobierno. Se hace un retrato morboso del presidente y de su familia, al igual que de sus allegados y por lo que se deduce, es la finalidad de la obra.

Conclusiones: Considero la obra, mas que una novela, la entrega de unas memorias ajenas desde un punto de vista no muy amable. En una biografía como esta, ¿Por qué no usar los nombres reales? No habría mucha diferencia. Lo demás, lo que me ha dejado con cierto sabor extraño en la boca, con una balanza oscilante, con un indefinido sentir… me lo reservo.


Viriato Sención, nace en San José de Ocoa, Republica Dominicana, en 1941. Luego de la caída del régimen de Trujillo en 1961, logra ir a realizar sus estudios de Ciencias Políticas en Costa Rica y desde 1989 reside en Estados Unidos donde estudió Literatura Hispana. En 1993 a esta obra, Los que falsificaron la firma de Dios, se le otorgó el Premio Nacional de Novela, sin embargo por decisión del gobierno, se negó entregar dicho premio al escritor. Escribió La enana Celania y otros cuentos 1994. 

lunes, 12 de julio de 2010

LO QUE EL VIENTO SE LLEVO, Margaret Mitchell


1,000 paginas, 19 días. Todo un documental de la guerra de secesión de Estados Unidos, de las costumbres, creencias, modas y paisajes de la época, en que se desarrolla: 1861 a 1871. Personajes cautivantes como Rhett Buther (mi favorito), Scarlett O`Hara, Melanie Hamilton y otros, llevan al lector a través de esta historia plagada de amor y de odio, de pasión y sentimientos muy profundos. De coraje.

La Historia: Es muy vasta para hacer un corto resumen, pero trata la historia de amor de Scarlett O`Hara, una chica vanidosa, egoísta y con la cabeza llena de pajaritos y de Rhett Buther, un atractivo bloqueador mucho mayor que ella.  Srcalett de  dieciséis años, piensa únicamente retener a cualquier precio a Ashley Wilkes, el amor de su infancia, muy lindo, culto, que ama los libros. Pero él se casa con su prima Melanie Hamilton para sorpresa y amargura de Scarlett y por despecho ella, a su vez se casa con Carlos Hamilton, el cuñado de Ashley y antes de dos meses, a causa de la guerra, queda viuda y embarazada. A sus diecisiete años, con toda esa juventud y su belleza y su pasión por la vida, se ve enterrada bajo la prisión de un luto riguroso y excesivo.

Luego tiene que convivir con la esposa de su amado Ashey en Atlanta. Allí la ciudad y su gente la conquistan, pero se ve cohibida por su resiente viudez que es peor que una lapidación. Se relaciona con el encantador Rhett Buhler, el famoso “capitán Butler”, un hombre de gran fuerza e inteligencia, odiado por todos por ser como es y no vivir limitado a las apariencias. Se gana bien la vida trasportando mercancías a través del bloqueo, pero es tan orgulloso como la propia Scarlett.

Cuando la situación se vuelve terriblemente difícil con la guerra y todos las familias ricas y prosperas de la región, incluyendo los O´Haras, quedan en completa miseria y a poco de perder sus propiedades, a causa del sistema implantado por  los Yanquis, es cuando la personalidad de Scarlett cobra mas fuerza. Es capas de arriesgar todo, hasta su vida, para salvar a su familia, a sus tierras e incluso, a Melanie. A través del tiempo largo en que dura la guerra y se enfrenta a diversas vicisitudes, cuenta con el apoyo del atrayente Rhett pero sigue enamorada de su Ashley.

Rhett logra que ella acepte casarse con él sin declararle, por orgullo, cuanto la ama y Scarlett muy tarde se da cuenta de que es él el amor de su vida, luego de la muerte de la hija de ambos y de la muerte de Melanie que la deja completamente desarmada. Pues reconoce que todo ese odio que ella creía que sentía por su rival, no existía en verdad y que Ashley no tenía nada que ver con lo ella soñaba. Rhett se marcha y la deja a ella sola, devastada, en su gran casa de rica, pensando que mañana será otro día y tal vez pueda recuperar lo acaba de perder.

Comentarios: El orgullo de Scalett y Rhett, le impedía a ambos revelar sus sentimientos, decir el uno a otro lo que se querían o se necesitaban y es lo que lleva al triste final de la historia. Fue llevada al cine en 1937, con Clarrk Gabler, Vivien Leigh, Olivia Havilland entre otros.

Margaret Mitchell, nació en Atlanta, Georgia en 1900. Escribir esta obra, su única, novela, le tomó diez años, de 1926 a 1936, que fue finalmente publicada en 1936 y a seis meses de su publicación ya se había vendido un millón de ejemplares. Un año después gana el Premio Pulitzer. Muere tempranamente en un accidente fatal en agosto de 1949.  

lunes, 5 de julio de 2010

!Que orgullo!!!


El pasado 29 de junio, mi hermanito Jorge Israel, ha recibido su título de Licenciado en Derecho en La Universidad Católica de Santo Domingo. 


Con todo el orgullo de una hermana dedico esta entrada al logro de ese tramo importante de su meta. ¡Cuánta Alegría! Después de muchos años de espera, de carreras, de vigilias, ya tenemos un abogado en la familia.  ¡Mis más alborotadas felicitaciones, hermano! 

Además, ver el hermoso y solemne acto de graduación y luego de avistar la extendida lista de granduandos de las demás universidades en los últimos meses, me ha dejado llena de satisfacción, pues compruebo el crecimiento de nuestra comunidad de profesionales, lo que lanza un rayo de esperanza al futuro de nuestra sociedad. Confiando que siempre sea para bien y que las nuevas metas planteadas por estos profesionales de hoy, no sólo sea para un mérito personal o familiar si no para el país.

¡Graaaa¡¡, salto, salto, saaaalto, uf¡¡¡¡

lunes, 28 de junio de 2010

Premio de Novela Manuel de Jesús Galván 2009

Este premio, entregado cada año por la Secretaría de Estado de Cultura, tiene como objeto premiar a la mejor obra del año del escritor dominicano. Esta vez ha sido galardonado, el pasado 12 de junio, el septuagenario Marcio Veloz Maggiolo con su obra Memoria tremes. Desde este blog extendemos nuestras felicitamos al prolífero escritor por obtener una vez mas otro premio que engalana su carrera.

Veloz Maggiolo, nace en Santo Domingo en agosto del 1936. Novelista y antropólogo, tiene una larga y prolífera carrera de escritor, lo que le valió, en 1996 el Premio Nacional de Literatura por el conjunto de su obra que incluye ensayos, novelas y cuentos. En sus obras de ficción se destacan: 

El sol y las cosas, 1957
El buen ladrón, 1960 (Premio Nacional de Novela 1962)
Judas, 1962 (Premio Nacional de Novela 1962)
La vida no tiene nombre, 1965
Biografía difusa de Sombra Castañeda, 1981 (Premio Nacional de Novela)
Materia Prima, 1990
Ritmos de Cabaret, 1991
Uña y carne 1999
Los ángeles de hueso, 2001

Algunos cuentos son:
La fértil agonía del amor, Premio Nacional de Cuento 1981
Cuentos para otros milenios, 2000

Entre sus ensayos se cuentan La isla de Santo Domingo antes de Colon 1993
Trujillo, Villa Francisca y sus Fantasmas, Premio Libro del Año 1997

Curiosamente la mayoría de su obra se desarrolla en Villa Francisca, su barrio de inspiración o (recuerdos) en las que retrata la cultura y momentos relevantes de nuestra historia.

lunes, 14 de junio de 2010

EL LEGADO. La Hija de Hitler, de Blanca Miosi.

 “Espero no defraudarte” me dijo Blanca cuando le comenté que finalmente había adquirido el Legado. Y efectivamente, no me defraudó. Fueron cerca de treinta y seis horas, unos cinco días para devorarlo. De intensa lectura, un viaje a lo largo de 70 años que volaron como si nada, a través de 411 paginas, empacados en capítulos llenos de emociones, sorpresas, historia, suspenso y sobre todo, oscuros pasadizos.  

No me siento con la capacidad de hacer una reseña a la altura de este magnifico libro, por lo que me limitaré a dejar mis impresiones.  Antes, debo felicitar a la autora por una obra tan bien lograda y donde quedan marcados los trazos de una escritora experimentada. Escrita con una prosa sencilla lejos de un lenguaje rebuscado. También he percibido los rasgos  oscuros que caracterizan los cuentos que he leído de Blanca, pero esta vez a gran escala: la figura del abuelo, lo antiguo, el cadáver, lo oculto…

Advierto que a Blanca le llevó mucho tiempo la investigación. Seguramente hay muchos detalles que ella conocía de ante mano, pero unir a la imaginación toda esa maraña de información real como la II guerra mundial, el entorno a Hitler, a Hanussen, moverse indistintamente en ciudades de Alemania, Suiza y Estados Unidos, introducirnos en temas como el de los hippie, la homosexualidad, la política, las ciencia ocultas, etc., debió haber sido una ardua tarea y sin embargo se nota que lo maneja con bastante soltura.

La Historia: Erik Hanussen, un mago-astrólogo judío, es visitado por Welldone, quien no es mas que el señor destino (creo yo) y le propone riqueza y poder. El recibe lo prometido pero no logra cumplir su parte del trato, que consiste en no permitir que su sangre se mezcle con la de aquella persona a la que ayudará a alcanzar el poder, materializado en la figura de Adolf Hitler.

Alicia, la hija de Hanussen, se enreda con Hitler en una relación amorosa a espaldas de su padre, quebrantando así el pacto de Hanussen con Welldone. De esta relación nace Sofía, quien tratará de complacer a su abuelo, evitando traer al mundo la nefasta tercera generación. Sin embargo, el amor, como siempre, estará por encima de todo, lo que hará que la joven se revele contra su abuelo y dé paso a la temida tercera generación encarnada en Oliver Adams. Una serie de acontecimientos terribles acompañan su nacimiento y a todo esto, crece siendo un buen muchacho, completamente ajeno a lo que concierne a sus orígenes verdaderos. Aun así, cuando se entera, trata de cumplir la promesa hecha a Welldone para revertir la maldición, pero un suceso que le hace entender que el destino es incambiable, da paso a un temido Oliver Adams.

Comentarios: Esperaba para Sofía otro desenlace, una joven con una personalidad tan fuerte, tan especial me sorprendió que se dejará vencer de esa manera. Además de que el castigo que quiso dar a su abuelo se revertió contra ella.

El final no feliz… no me molesta, no todos los finales son felices, pero empecé a sentir cariño por la pareja de Oliver y Justine y creía que ellos podrían finalmente enderezar “la cosa” y ser felices.

Otro punto que no me quedó claro o tal vez me perdí en el camino, es que Erik siempre decía que “el número doce es muy importante”, sin embargo, cuando bajamos al sótano, una vez con Sofía y Erik y otra con Oliver, allí hay trece cojines que tienen que ver con los iniciados en el lugar. ¿Guarda o no alguna relación? ¿Corresponderán a un maestro y a sus doce discípulos, o algo parecido?

Me gustó el tratamiento a los personajes. Hasta el de menos participación, como el chino Fasfal o las modistas judías, por ejemplo, todos son entrañables. Me encantó la personalidad del abuelo Klein: el típico detective con la pizca de humor, la de Alicia, por supuesto, con su aparente pasividad, la de Albert y su tormento, Will, etc. etc.

En conclusión: Una novela para reconsiderar lo títeres que somos de una fuerza extraña que podría ser el destino. ¿Se puede cambiar o no? ¿No somos dueños de nosotros? El poder de lo que desconocemos ¿Qué tan vulnerable nos hace? El bien y el mal ¿Qué tan leve es la línea que los separa? Las Ciencias Ocultas ¿Qué tan influenciable es para aquellas personas que creen sinceramente que hay “cosas” que son mas fuertes que Dios?

martes, 25 de mayo de 2010

EXPRESION DE UN NINO AL VER LAS ESTRELLAS


Ya se acerca el día de las madres. Por aquí se celebra el último domingo de mayo y para la ocasión, ya que últimamente estoy escasa de tiempo, les voy a dejar este breve poema escrito hace tanto tiempo. Creo que tenía unos 16 años. Se van a encontrar con algunas faltas, pero quise colgarlo tal cual lo encontré en mi viejo cuaderno...
Madrecita, ¿Por qué las estrellas brillan de noche?
Siempre las veo brillar en las noches oscuras
y no se ven tantas en las noches de luna.
¿Por  qué, madrecita, por qué están tan altas
sin son tan pequeñitas?

Si es verdad como se decía
que todo el mundo tiene una estrella
 yo subiré al cielo a coger la mía.
Madrecita, ¿Es verdad que cuando el Niño Jesús nacía
una estrella muy grande se veía?

Yo quisiera saber, madre mía,
Por qué las estrellas no se pueden ver de día
¿Es que acaso duermen o se pierden en la lejanía?
…Me gustaría ver una estrella dormir…
se verán lindas, tan lindas como te ves tú madre mía.

Madrecita, te pregunto de nuevo:
 ¿Por qué  brillan las estrellas y brillan los luceros?
Será que Jesús las hizo alumbrar el cielo
Para que sepas que en el mundo
eres lo que yo mas quiero.
1987

lunes, 17 de mayo de 2010

La nueva Vice- alcandesa


Deseo dedicar esta entrada a mi querida hermana Wendy de Moreno, nueva Vice- alcaldesa de San José de Los Llanos.

!Mil felicidades, manita!!...  y exhorto, ante esta nueva responsabilidad, a ti y a tus compañeros, utilizar la sabiduría de Salomón para sacar adelante a nuestro pueblo. Que la fe que puso nuestra gente en ustedes sea recompesanda con una gestión justa, sabia y digna, que es lo que todos deseamos. Celebro la apertura de un nuevo comienzo lleno de esperanzas, porque  en la gente joven y sensata debemos reconocer un futuro con mejores espectativas.

miércoles, 28 de abril de 2010

UN DÍA CUALQUIERA EN LA VIDA DE UN INTENTO DE ESCRITORA


Parte II

9:35a.m.: Salgo del garaje y conduzco cuesta abajo con la esperanza de poder robarme unos minutos en el trabajo y terminar el diálogo que llevo gravado en la memoria USB. El portero registra la hora levantando la ceja derecha. Mando a llamar a uno de los muchachos para que revise la batería y el aceite de mi ”troncomovil”, mientras subo a las oficinas. Allí los teléfonos, aquí el fax. La compañera de trabajo me informa lo intranquila que ha transcurrido la mañana. Hay un hombre esperando que sólo habla francés… ¡Bon jour! Bon jour!! Y bla, bla, bla y los veinte minutos previstos para concluir mi dialogo se fueron allí. Me conformaré con terminarlo en la hora de almuerzo, pero ésta también se va, con la jefa suiza quejándose por aquí, gritando por allá, (Siempre me he preguntado si todos los suizos gritan así). Mi diálogo suspendido en cualquier rincón de mi memoria, mientras van cartas por allí, cheques por allá, estados aquí, llamadas allá, hasta que llega la hora de volver a casa.

5:10 p.m.: Es hora de partir (con suerte es más temprano) Apago la Mac intosh con la imagen de mi esposo y mi hija en medio de un mar intensamente azul, como fondo de pantalla. Cierro mi oficina y reviso las demás. Pongo la alarma y bajo la escalera diciéndome: ¡Por fin temprano a casa! ya tendré tiempo de sentarme a hacer algo antes de la cena.

5:35 p.m.: Conduzco cuesta arriba y mientras subo a lo alto de la casa, las caritas de los niños atestadas en la baranda de la terraza gritando: ¡Mami! ¡Mami! Eso es gratificante después de un duro día. Abrazos y besos y quejas y regaños y en fin... La nana-femme de ménage se despide después del resumen del día.  Jugar un chin con los niños, hablar otro chin con el esposo, quien ha llegado mas temprano también. Bajo a regar las plantas que sembré en el fin de semana, una cosa aquí y una cosa allá, sin apartarme del dialogo fabuloso que quedó a medio talle y que me arde en el disco duro dentro de mi cabeza.

6:30 p.m.: Mientras los niños están frente a la TV aprovecho para hacerles un bizcocho: 2sss taaaazassss de hariiiina, 2ssss hueeevossss, azúuucar, eeetc., y batir y batir hasta que los niños descubren que mami hace biscocho y entonces corriendo vienen a ver: ¡Mami, Bichochoooo!!! Y como no alcanzan el tope de la cocina, buscan sus sillitas para poder subir y ver mejor lo que mami hace. ¡Uhhh! La mezcla apetitosa y en lo que doy una vuelta para tomar el molde, ya tienen sus pequeñitos dedos en la mezcla, ¡Uhhh drico, mami, drico! Tengo que quitarla corriendo antes de que la coman toda.

7:30 p.m.: Hora de la cena. Otra intensa lucha para llevarlos a la mesa. Y un cuento aquí, una canción allá, un dibujo aquí, una vaca allá, hasta que terminamos.

8.55 p.m.: Es hora de ir a la cama. ¡A la cama!  Grita mami, ponen resistencia pero se entretienen en el baño, a cepillarse, la pijama, la última leche y a dormir.

9:30 p.m.: ¡Por fin! Puedo ir tranquila a sentarme frente al PC. Subo las escaleras, con menos ánimo que en la mañana. Cuando la enciendo escucho: ¡Mamiiii!!!!! Entiendo que tengo que bajar y queja aquí otra allá, y…hasta que vuelven a calmarse y yo a subir nuevamente las escaleras, con las rodillas aun mas pesadas. Los libros regados en todos lados me recuerdan que en algún momento debo ocuparme de ellos. Pero me siento frente al PC. Por fin empiezo a teclear. Pero el dialogo ya no lo encuentro tan interesante... No tiene la emoción que tenía en la mañana. Borro línea y las vuelvo a escribir hasta que empieza a surgir algo interesante nuevamente.

11:00 p.m.: se ha ido un poco lejos. Entre diálogos y escenas, y los personajes se están riendo de mí porque se han salido con la suya y ya no los puedo controlar. Tengo que revisar el esquema. Tengo que detener el libre albedrío de estos personajes. Bostezos y más bostezos. Bajo a prepararme un té. Tal vez ahuyente el sueño, pero el té solo me dio calor. Quiero seguir, pero el sueño y el cansancio me vencen. Tengo que conversar con la almohada por unas horas. Debo encontrar la manera de hacer obedecer a estos personajes, quizás mañana encuentre la manera y…  bajo las escaleras arrastrando los pies y bostezando hasta mas no poder.  Mañana será otro día para seguir intentando ser escritora. ZZZZ

miércoles, 21 de abril de 2010

PREMIO PRINCESA


He recibo, con mucho agrado, de mi querida Melody Paz, este simpático premio. Como es natural, antes de ponerme la corona  debo cumplir con algunos encargos: 

1) Darle las gracias a quien lo otorgó: A mi querida Melody Paz, la encantadora hacedora de historias. Les recomiendo pasar su blog, quedarán fascinados: melodypaznovelas.blogspot.com/

2) Decir el autor que te encanta: Es un poco difícil, porque siempre hay mas de uno. Prodría dividirlos en latinos, europeos, anglosajones, en poetas o novelistas, del pasado o contemporáneos, fantásticos o históricos, etc., etc... Pero qué les digo, me encanta G. García Marquez, me encanta, I. Allende, me encanta A.Vázquez Figueroa, me encanta Antoine de Saint-Exupéry, me encanta Víctor Hugo, me encanta Alexandre Dumas, me encanta Robert Louis Stevenson, me encanta Julie Vernes, me encanta.... y aquí me detengo, porque de lo contrario....

3) Nombrar al autor que más detestas: Eso no puedo decirlo. Puedo encontrar una obra que me disguste de un autor me guste, pero puede deberse a ideologías con las que no estoy de acuerdo, pero ese es un problema del autor y no mío, j, j, j. No me gustan las obras que se inclinen demasiado a las políticas y partidistas, tampoco los libros con un terrible trasfondo pesimista.

4) El librito que más te encanta: Cumbres Borrascosas (lo he leído muchas veces), En el nombre de la rosa. De poesía me gusta 20 poemas de amor y una canción.... y, de mis tiempos adolescentes, Robison Crusoe, El principito, La isla del tesoro, la Vuelta al Mundo en... Mujercitas... me detengo aquí también... 

5) Qué te emociona siempre: los regalos y las sorpresas. 

6) Algo que odies: La falta de fe, la prepotencia, el poder de los uniformes, la discriminación, la falta de respeto y sobre todo esa terrible diferencia de clases sociales, de razas, de ricos y pobres que aun no se ha erradicado de faz de la tierra.

7) Pasar el premio a 7 blogs: Bueno... quisiera darle esta simpática corona a tantas mujeres pero hay un número... un numero impar, un número que me obliga a elegir... pero haré como quiero. Hoy tengo el poder y lo pasaré a todas las princesas, aunque como yo, a estas alturas ya no sean princesas, sino, reinas, reinas madres, abuelas reinas, reinas consorte o lo que sea Su Majestad...
El orden no tiene nada que ver

Un beso a todas!!!

viernes, 16 de abril de 2010

LA AUSENCIA DE AUTORES DOMINICANOS EN EL MERCADO EDITORIAL NACIONAL E INTERNACIONAL


Verdaderamente no es muy halagador que una casa editora importante, se instale en un país y que luego, no se incline a dar apoyo a los escritores de ese país en el que quiere colocar y vender sus libros de autores extranjeros. Es como una galleta sin mano.

Entiendo que cada empresa tiene sus políticas y que éstas obedecen a múltiples razones, entre ellas, la garantía de utilidades. Pero no por ello deberían limitarse a mirar, si acaso, por encima del hombro, la obra criolla. Tampoco estoy de acuerdo con que se publiquen libros que pongan en descrédito el quehacer literario de una nación, ya sea por la falta de calidad, de estética o de estilo u otros detalles que podrían dejar mucho que decir. Sin embargo, deberían tomarse más consideraciones, con las buenas obras, puesto que las hay. Se podrían llevar a cabo ciertas iniciativas que alimenten e incentiven la labor literaria dominicana. Establecerles metas, a modo de concurso u otras competencias, para descubrir lo mejor de lo mejor de nuestros escritores, para que se publique al año cierta cantidad de libros de autores dominicanos, especialmente noveles, quienes son los que mas dificultad tienen en colocarse en la palestra.

Esto no quiere dejar dicho, que estas importantes editoriales no se han arriesgado a publicar a dominicanos. Rebuscando muy bien, se podrán encontrar algunas excepciones. En un pequeño resumen de los últimos años, Alfaguara ha publicado las obras de Julia Álvarez, entre ellos En el nombre de Salomé y En el tiempo de las mariposas. Algo que se debe resaltar de esta autora, que consideramos dominicana, es que no escribe en español, la mayor parte de su vida ha residido en Estados Unidos y ha logrado una trayectoria meritoria, ganando algunos premios y reconocimientos a nivel  internacional, lo que obligatoriamente la pone a la vista de las editoriales.

Otro autor es Junot Díaz, que también escribe en ingles, reside en Estados Unidos y que además ganó el premio Publisher que le hizo poner los ojos del mundo sobre él. Luego tenemos a Pedro Antonio Valdez, uno de los pocos, netamente dominicanos,  que han cruzado las puertas casi infranqueables de Alfaguara. Otros han sido Marcio Veloz Maggiolo y Fernando Ureña Rib, al igual que Juan Boch, Eugenio Garcia Cuevas, Andrés L. Mateo, José Henríquez García, entre otros autores, además de los libros para el catalogo infantil. Sin embargo muy pocos de estos libros han traspasado las fronteras nacionales

En cuanto a Editorial Norma, haciendo eco de una declaración ofrecida en septiembre del pasado año, por su Gerente Editorial en el país, el señor Guillermo Cotes, a raíz del mal entendido de que esta Editorial había decidió cerrar las ediciones de autores dominicanos por ser mercado poco atractivo, dice, después de explicar que sólo se debe a un proceso de consolidación a nivel mundial del Grupo Carvajal, y que desde mayo del 2003 hasta septiembre 2009, se han publicado exitosamente 34 libros de autores dominicanos. Esto nos da un promedio de unos 5 libros por año, que no se puede considerar nada mal, siempre y cuando esta estimable cantidad de libros haya sido colocada adecuadamente en el mercado internacional.

En cuanto a la producción nacional, el tema es igual de precario. Hace menos de una década que la Editora Taller, entidad dominicana que solía publicar textos de autores locales, ha dejado de hacerlo. Habrá tenido sus motivos para ello y en detrimento de nuestros escritores. Otra entidad lo es La Trinitaria, pero sus textos mas se inclinan por un sentir patriótico y nacionalista, que también es una cerca que hay que saltar.  Ambas entidades se dedicaron por varios años a publicar y promover la literatura criolla. De hecho La Trinitaria aun suele hacerlo.

Al margen de esto tenemos al Estado Dominicano que ha dado mucho apoyo en los últimos años a sus escritores. Cada año se publican muchos libros a través de la Editora Nacional, sin embargo, la parte oscura de ésta se centra en que, luego de que el libro finalmente llega al papel, no hay un medio de comercialización que los apoye. El autor debe buscar, por sus propios medios, la colocación en las librerías. Pero… ya hay una primera parte que goza de gran valor y es que el libro ha salido a la luz.

El resto ha tenido que recurrir a la autoedición. Pagar con su propio pecunio a una de las muchas editoras o imprentas existentes en el país para estos fines con elevadísimos costos. Luego tienen que dejar el sudor, el aliento y las ilusiones en el amargo y difícil proceso de la colocación y comercialización de su obra y sobre todo, acaparar la aceptación de los lectores.

A modo de conclusión, debo decir que, aunque mis libros jamás pasen de la puerta de mi casa, hay que explorar los mercados literarios. Si bien no debemos llegar a la arrabalización de la literatura, ni caer en esa literatura “chatarra” como la define José Mármol, o literatura inútil o desechable, sí observar las tendencias de lo que se publica y se vende hoy en día. Averiguar cuál es la preferencia de los lectores y por ende de las editoriales. Escarbar, rebuscar y dar con aquellos temas que interesa a la gente y hacerlo con estilo y elegancia. 

martes, 6 de abril de 2010

UN DÍA CUALQUIERA EN LA VIDA DE UN INTENTO DE ESCRITORA

Parte I

5:00 a.m.: Medio me despierto. Es una buena hora para continuar escribiendo la escena que dejé sin terminar anoche. Pero está tan calientito y aun sigo con tanto sueño, que continúo dormitando.

 

5:30 a.m.: ¡Ahhhhhhh! El llanto de Víctor en la otra habitación. Otro silencio y espero a que siga dormido. El padre a mi lado se voltea en el lecho porque, en su inconciencia, no ha escuchado nada. Un llanto más largo y entonces voy de puntillas a ver. Le hago una caricia y se queda tranquilo. Vuelvo a mi habitación, miro por la ventana abierta, aun está oscuro. Busco sobre los árboles y encuentro a Venus: Hermoso, resplandeciente. Me satisface verle pues me recuerda que soy “madrugadora”.  Pienso que es un buen momento para sentarme frente a la computadora y continuar la escena incompleta. El llanto de Víctor vuelve a irrumpir en la habitación y en puntillas regreso a su lado y le susurro algunas palabras para que no despierte a su hermanita. Le preparo su leche: 8 onzas de agua por 4 medidas de polvo, un bostezo más, algo de cereal. Bato bien el biberón y se lo llevo a la cuna. Me cepillo en lo que termina el biberón. Luego voy a la cocina. A través de las ventanas de vidrio sin cortinas, me sorprenden las oscuras y gigantescas nubes del amanecer. El horizonte empieza aclarar. Pongo el café, dentro de unos minutos podré sentarme en la computadora a continuar la escena inconclusa.

 

Recojo el biberón, terminado hasta la última gota. Víctor se queda tranquilito y le cubro con la sábana. Voy a la cama de su hermanita y ésta duerme de pastas abiertas roncando  por las molestosas adenoides. La cubro también con su sábana. El café empieza a subir. Lo apago y me preparo mi taza. Me golpea la nariz su aroma peculiar. Miro por las ventanas y desde la altura de la casa, mis ojos vuelan por encima de los montes que la rodean, hasta llegar al horizonte donde se derrama un mar intensamente azul. El rojizo del sol naciente domina el paisaje y me siento tan dichosa de poderlo contemplar. Respiro. Un sorbo de café. Todos siguen dormidos y yo subo las escaleras y me siento frente al ordenador. Al fin podré continuar la escena. Me introduzco con todos mis sentidos en el hermoso acto creativo.

 

7:00a.m.: Siento pasitos ligeros correr abajo en el salón. Me desconcentro y espero. Los pasitos empiezan a subir las escaleras y a poco, en los barrotes  veo una carita risueña despeinada y con algunas huellas de sabanas. “!Mi princesa!” digo e inmediatamente Isabelle sube a darme un abrazo y a ponerse delante de la computadora, como si fuera ella quien tendría que seguir el trabajo. Bueno… otra escena que continuaré dentro de un rato”.  Me levanto y bajo a preparar el biberón de Isabelle: 6 onzas de agua por 3 de polvo, un bostezo y algo de cereal.

 

Vuelvo a la computadora y trato de penetrar nuevamente en la escena: unas cuantas líneas. Las borro y las vuelvo a escribir. Empiezan a fluir hermosas, con sentido, me emociono, ¡Guay!... estoy saliendo a camino con esta emocionante escena que me pone los nervios de punta o me asoma algo a los ojos…. ¡Guay! Al fin un diálogo con sentido y… escucho pasos pesados abajo en el salón. Se dirigen a la cocina. Un fuerte ¡Crak! abriendo las ventanas para que el aire entre a bendecir nuestro hogar. Un grifo que se abre haciendo mucho ruido al dejar salir el agua… el llanto de Víctor. Luego su carita también asoma en los barrotes de la escalera en brazos del papá. ¡Mi niño chulo! Le digo y… “Bueno el hilo del fascinante dialogo se ha quedado suspendido. Tendré que seguirlo mas tarde”.   Ya todos están en pie. Papá preparándose un suculento desayuno y su café. Los niños tirando juguetes aquí y juguetes allá. Yo al pie de la escalera aun con el dialogo en la punta de lengua. Pero bueno… preparo el desayuno de los niños. El papá sale de la habitación, un pantalán en mano y se queja de que ese no tiene botón. Lo pienso bien y decido coser el botón que a planchar otro. El desayuno de los niños está listo. Y los llamo “!A desayunar!!! Ese es uno de los momentos mas difíciles… pero después de una intensa lucha logro que se sienten a la mesa. Ven el desayuno y por la expresión parece que no les agrada lo que mami preparó esta vez.

 

Entonces con el dialogo en un hilito rondando en mi cabeza, acudo a la granja y otros animales domésticos del rincón de los juguetes. Los despliego en la mesa y… la vaca hace ¡Muuu!… un bocado a Isabelle, el caballo hace ¡Jijiji! por un bocado para Víctor… y así sucesivamente con la esperanza de que la nana-femme de ménage llegue pronto y me releve, para yo poder subir y continuar con el dialogo inconcluso. Pero la nana-femme de ménage tardó en subir, puesto que se quedó abajo colgando al sol las ropas lavadas ayer. Cuando al fin sube… sonrisa de los niños, besos aquí, abrazos allá y la dejo a ella con granja y desayuno y vuelvo a subir. Cuando me siento otra vez, los dedos en el teclado, tecleo  una palabra y veo el reloj. ¡Es hora de prepararme para ir a trabajar! Apago mi PC.

 

Continuará...